Hace unas semanas asistí a una presentación muy interesante de unos americanos que han escrito un libro sobre los caracteres y estilos de dirección. Ellos básicamente consideran que cada directivo (persona) tiene cuatro YOes desarrollados en diferentes medidas y que su grado de desarrollo condiciona el estilo de dirección.LOS 4 YOes:

– El Driver: el Yo que está enfocado en terminar las cosas, dividir los temas en pequeñas actividades a las que hacer frente y “quitarse de en medio” para llegar lo antes posible al objetivo casi pese a quién pese.

 

 

Las personas predominantemente Drivers son posiblemente la clave del éxito porque hacen realidad los power points, pero son muy peligrosos si consiguen arrastrar a todo el equipo a vivir en el corto plazo. No hay tiempo para la visión, para la estrategia… ¡hay que ser pragmático!… ¡hay que actuar!

– El Organizer: el Yo que todo lo necesita y consigue tener organizado, programado y planificado, que tiene su lista de TO-DOs. Son los más capaces a la hora de planificar, diseñar esquemas… dan coherencia, infraestructura y estructura mental y sabrán mantener la mesa limpia. Sin embargo una empresa en la que tengan
demasiado poder se puede parecer más a un ministerio alemán que a a una empresa.

– El Collaborator: es el que todo lo puede e intenta arreglar mediante la colaboración con los demás, que siempre sirve de conciliador y que está muy enfocado a crear valor en conjunto en brainstorms en equipo. Es el que no tiene clientes ni proveedores sino Partners.– El Visionary: Es el que aportaría la visión estratégica, de mercado etc. de la que carecen sobre todo los dos primeros caracteres. Tiene la capacidad de ver el bosque, pero sin freno tiene también la capacidad de no parar nunca de inventar… es necesario en cada organización al igual que todos los demás, pero aportará ese “qué sé yo” sin el cual muchas organizaciones pueden vivir, pero ninguna ser única.

TENEMOS ALGO DE CADA “YO”

 

 

Ginny (la autora) nos comentaba que cada uno de nosotros tiene algo de cada uno de estos 4 YOes (me he inventado el término de Yoes), pero que seguramente tenemos uno con el que nos sentimos más cercanos y otros dos que tenemos más o menos desarrollados mientras que suele ser el caso que hay un cuarto que lo tenemos totalmente reprimido.El punto de vista de estos americanos obviamente era mucho más individualista que el de nosotros los europeos y posteriormente se centraban en cómo hacer crecer los YOes que no tenemos tan desarrollados.

 

 

 

A vista de KeimStrong tiene una visión más “collaborator” de las empresas y consideramos que nos gusta ver más el equipo como ente y no el individuo.

 

¿Porqué centrarnos en desarrollar YOes que “no nos van”, si podemos aliarnos (fichar) a gente que nos complemente para formar un equipo completo?Bueno este es el resumen de un speech de 2 horas y un libro de n páginas que os recomiendo porque (sin haberlo leído aún) creo que puede servir a cualquiera que quiera entender el porqué de las cosas en su equipo de trabajo o cómo fichar a nuevos integrantes, dado que en general todos tendemos a fichar a semejantes para ayudarnos, lo que es un grave error… viva el equipo heterogéneo…fuente: http://www.movetogreatness.com/

PD: hay un test que se puede tomar para validar el peso que cada uno tenemos de estas cuatro características:

 

 

 

http://www.focusleadership.com/products/mini_febi.htmlYo por ejemplo soy, según este minitest, sobre todo visionary y collaborator… algo driver y nada organizer… por lo que en mis equipos creo que debería buscar drivers y organizers si quiero construir…espero que os resulte interesante esto, porque a mi si…

Advertisements